VIÑETAS DESBORDADAS. EXPOSICIÓN CENTRO JOSÉ GUERRERO

Hoy hemos realizado nuestra Salida Cultural al Centro José Guerrero.

En el Centro José Guerrero hemos visitado la exposición:  Viñetas desbordadas. Desde el Centro nos proponen ver el cómic en un nuevo formato, donde las paredes se convierten en un comic. La historia se representa no en páginas independientes sino que la sala entera es un cómic.  Podemos recorrer toda la sala a la vez que interpretamos la historia.

Esta exposición es una obra de dos autores reconocidos y que nos encantan como Max  y Sergio García. A ellos se suma la escritora Ana Merino.

Pablo Ruiz es la persona que nos recibe en el centro y que nos introduce en estas maravillosas historias.

La primera historia es “La Vida de Ubrut”, encargado de mantenimiento. Ubrut sale de las páginas del libro y se pasea por el Centro José Guerrero contandonos su historia. Ubrut es el encargado de mantener la línea que atraviesa el edificio. Nos acompaña por la escalera mientras él modifica el paisaje que se encuentra a su paso. Una vez llegamos a la primera planta, Ubrut nos sigue mostrando lo que ocurre en su trabajo y como en un momento dado comienza a interactuar  con las viñetas que tiene justo al otro lado de la sala y como los personajes de esa segunda historia entablan diálogo con él. Al final de la historia Ubrut ha conseguido mantener la línea impecable como le decían las instrucciones de su jefe. Y nos acompaña a través de las escaleras mecánicas hacia el metro de la ciudad de Nueva York, donde se enlaza y  da comienzo la historia de Sergio Garcia. Sergio divide la sala en doce secciones, con 6 protagonistas principales y algunos secundarios, donde nos ofrece el día a día de estos 6 personajes en la ciudad de Nueva York.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los personajes que nos presenta son un taxista bengalí al que le apasiona hacerse selfies; una chica dibujante de cómics que sufre de agorafobia; un músico que sale del metro con su guitarra; una elegante señora cleptómana; un refugiado que es repartidor y un anciano que revisa cada día las fotografías que le cuentan lo que olvida.

Los niños y niñas de quinto han participado con Pablo en el descubrimiento de esta historia, de como se entralazan las historias y de cómo es el paso del día en cada una de ellas.

Una estupenda exposición para ir en familia y disfrutar de ella.

Isabel