Cuento multimedia: ¬ęLa f√°brica de caramelos¬Ľ

Un book interactivo digital, escrito e ilustrado por Silvia √Ālvarez.

A través de este cuento multimedia, en el que todo cobraba vida en la pantalla, Sonia (mamá de Samuel, Guillermo y Nacho) nos ha tenido absortos un buen rato.

Al finalizar la historia ¬ę… y aqu√≠ termina este cuento que encantada yo os cuento¬Ľ, aplaudimos con entusiasmo, los ni√Īos y ni√Īas corean ¬°Otro, otro, otro! y c√≥mo no, Sonia les ha contado otro, ¬ęMartina¬Ľ y tras una nueva petici√≥n popular ¬ęLos meses del a√Īo¬Ľ.

Queremos agradecer a Sonia su colaboración en esta semana de la lectura y la utilización de este medio de presentación de textos escritos, que hoy en día está cada vez más extendido. ¡GRACIAS!

Esther Justicia Justicia

Cuento motor: ¬ęUna de indios¬Ľ

Trabajamos la expresión corporal y la destreza de las habilidades básicas a través del cuento. En esta ocasión con motivo de la Semana de la lectura, el alumnado disfruta con la puesta en escena de un cuento motor a cargo de Maribel (mamá de Alejandra de la clase verde) y Alberto (nuestro profe de Educación Física).

Para la realizaci√≥n de esta actividad nos trasladamos hasta la pista deportiva donde nos disponemos en c√≠rculo y… comienza la historia.

SINOPSIS            

         Unos indios dormilones se levantan y desperezan para iniciar una jornada repleta de actividades y llena de aventuras y desventuras.

          Tras saludarnos con el habitual saludo indio ¡Jau! y hacer la danza matutina, nos disponemos a coger nuestros caballos con los que nos vamos galopando a toda mecha hasta la orilla de un río.

         Allí se encuentran dispuestas unas canoas en las que nos debemos montar y acto seguido, remar con muchas ganas para conseguir atravesarlo. La fuerte corriente nos quiere arrastrar en sentido contrario así que debemos emplear toda nuestra fuerza para impedirlo y remamos sin cesar hasta conseguirlo.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Cuando llegamos a la otra orilla dejamos nuestras canoas y nos adentramos en la selva sigilosamente, para que el b√ļfalo que se encuentra escondido entre los matorrales no descubra nuestra presencia.

        Nos hacemos con numerosas piedras y poco a poco avanzamos por el terreno hasta que lo vemos a lo lejos y tras perseguirlo le lanzamos las piedras y le damos caza sin piedad.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Una vez capturada nuestra presa, iniciamos el viaje de vuelta al campamento y como estamos muy cansados debido a la intensa jornada, nos disponemos a montar nuestros ¬ętipis¬Ľ para descansar toda la noche.

        Agradecemos a Maribel y Alberto su implicación en esta actividad y les damos la enhorabuena por su entusiasmo y profesionalidad. ¡GRACIAS!

         Esther Justicia Justicia