CERÁMICA

Trabajos de sexto

Trabajos de cuarto

La arcilla es un material natural, no contaminante que ha formado parte de la vida cotidiana del ser humano desde la prehistoria. La proliferación de objetos de plástico ha inundado nuestros hogares y por extensión nuestro planeta. Entre nuestras actividades, seguimos apostando por este material tan versátil que les ofrece múltiples posibilidades, además, la arcilla  es uno de los materiales más demandados por los alumnos. Esta tierra, fruto del envejecimiento geológico de las rocas, les ofrece  una oportunidad para manejar entre sus manos, un material maleable y experimentar como reacciona  ante sus manipulaciones.

Para poder trabajar bien la arcilla es necesario percibir sus cualidades y reconocer los cambios que experimenta al ser manipulada. Supone un atractivo reto familiarizarse con sus propiedades  y conocer, por medio del ensayo, tanto las posibilidades como las dificultades que ésta ofrece. Los cuatro elementos de la naturaleza, tierra, agua, aire y fuego les retan, como en un auténtico proceso alquímico, para convertir la arcilla en cerámica.

En todo este proceso necesitamos, además, olvidarnos del tiempo.  Trabajar con la arcilla nos posibilita experimentar procesos pausados, en los que debemos respetar su propia naturaleza y aceptar la dinámica de un trabajo progresivo. Esta experiencia  contribuye a desarrollar en los alumnos cualidades tan necesarias como la flexibilidad, la adaptabilidad o la paciencia.

Ana Martín

EL COLOR, LAS FORMAS, LA COMPOSICIÓN

Éstas son las composiciones finales que los alumnos realizaron sobre una cartulina.

Previamente estuvimos en el techadillo haciendo gran cantidad de composiciones.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Surgieron gran cantidad de ideas, composiciones efímeras que incluso invadieron los cuerpos de los alumnos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Os cuento el proceso que hemos seguido. Esta actividad comprende varias sesiones de trabajo. Comenzamos con el dibujo de formas geométricas sobre cartulina. Pretendemos que los alumnos reconozcan las características de cada una de ellas, fomentar la precisión en el trazo al copiarlas y potenciar el recortado.

En la segunda sesión toma el protagonismo el color. Recordamos los colores primarios y secundarios y procedemos a colorear cada una de las formas. Después se animan y realizan otras mezclas. El amplio abanico de formas coloreadas nos ofrece muchas posibilidades compositivas.

Tras la sesión del techaillo, cada alumno concreta con una composición sobre cartulina.

En esta composición artística tiene gran importancia los estímulos visuales, los alumnos organizan los diferentes elementos expresando sus ideas,  creando ritmos y equilibrio entre las formas, organizando imágenes impactantes, consiguiendo creaciones visualmente bellas.

Ana Martín

HABILIDADES MANIPULATIVAS

En la actualidad el uso continuado de las nuevas tecnologías en etapas tempranas está ocasionando un retroceso en el desarrollo de habilidades motoras finas. Darle con un dedo a la tecla del ordenador o la Tablet, no desarrolla la misma cantidad de músculos que cuando se usan unas tijeras, un lápiz, una aguja, un pincel o un compás o incluso los propios dedos al pellizcar.

En esta ocasión trabajamos con papel charol de colores. Los alumnos deben hacer diferentes formas sin ninguna señal previa. Con el movimiento de pellizcado, usando sus dedos para que la forma se adapte a lo que sus mentes habían pensado.

Al principio les resulta extraño, tienden a coger la tijera. La coordinación viso-motriz va cumpliendo su misión a medida que van trabajando y comienzan a surgir formas sugerentes. Decidimos pegarlas en un papel continuo y hacer un mural entre todos.

En esta actividad usamos las tijeras. En primer lugar deben hacer líneas rectas en una cartulina con una separación de dos cm. Tienen que usar  la regla para que las líneas queden perfectas, pues después deben recortar por encima de ellas.

El uso de instrumentos ( regla) y herramientas (tijeras),  requiere de una serie  de  habilidades que se irán desarrollando con la práctica, es esencial potenciar su uso desde edades tempranas.

Tenemos que tener en cuenta que a  través de todo lo que trabajamos  en el área de artística estamos sentando las bases de futuros conocimientos. Es buena idea trabajar también en casa estas habilidades. Medir, hacer líneas, recortar siguiendo una pauta,  enhebrar, coser, usar el pincel correctamente…

Con las tiras recortadas construyeron  bonitas y coloridas esculturas.

Nos queda otro reto por superar: hacer rollitos de papel. Aquí la coordinación de los dedos pone a prueba la paciencia de gran parte de la clase que exclama: «¡Ana yo no puedo!»

«Para eso lo hacemos, para que aprendáis a hacerlo», les respondo. Seguimos practicando, una y otra vez hasta que el resultado quedó aceptable. Usamos papel de periódico y nos ayudamos de un palillo para enrollar el papel, luego lo aseguramos con cinta de carrocero.

Comenzaron a surgir bonitas formas que colorearon con témperas.

Antes os animaba a trabajar en casa, cierto es que muchos alumnos lo hacen. Aseguraros que sea así, que las cosas que empiecen no las acabéis haciendo los padres. Todo el proceso es válido, incluso aquel que pasa por la frustración. Lo importante es «andar el camino», que hagan suya cada experiencia, que integren el hecho de superarse mediante el trabajo.

La tarea artística va a ir desarrollando procesos cognitivos desde los más básicos relacionados con los sentidos como la observación o  la percepción a procesos de alto nivel como la organización mental antes de realizar una acción. Este proceso  de gestión engloba el análisis, la planificación, el control de la atención para desarrollar la tarea, el razonamiento, la memoria de trabajo,  la toma de decisiones, la flexibilidad ante los errores o la aceptación de sus propias producciones. Todos estos procesos son pilares fundamentales para el desarrollo de las funciones ejecutivas.

“La mano es el órgano ejecutivo de la inteligencia” M. Montessori

Ana Martín

CERÁMICA

Trabajos de los alumnos de segundo.

Esmaltamos con engobes  de colores.

Trabajos de los alumnos de quinto.

Las sesiones de modelado las realizamos en el patio.

En el vidriado usaron esmaltes y lustres metalizados.

 

La arcilla es una sustancia mineral plástica compuesta principalmente de silicatos de aluminio hidratados. En el mercado existen diferentes pastas de modelar, no todas son arcilla. La arcilla es un producto natural. Las distintas arcillas se formaron a partir de la descomposición de las formaciones rocosas y, por la acción de otros factores como la presión tectónica, los movimientos sísmicos, los distintos tipos de erosión, etc. Durante el proceso de sedimentación  se van añadiendo diferentes impurezas de origen mineral; por lo tanto, dependiendo de las características de la roca de origen, existen innumerables tipos de arcillas, cada una de las cuales posee unas propiedades particulares de color y textura y un punto de cocción determinado.Todos los tipos de arcilla, en el tiempo de secado  sufren un encogimiento y en la  cocción experimentan una reducción de tamaño.

El proceso de sedimentación dura millones de años. Los lechos de arcilla se encuentran, en casi todos los terrenos, a flor de tierra o a pocos metros de la superficie, aunque no todos son útiles para la fabricación de cerámica. Entre sus componentes básicos debemos destacar las materias plásticas como el caolín y la arcilla y, los no plásticos, como el cuarzo, la arena o la pegmatita. Unos y otros juegan un papel fundamental en el proceso de transformación de los materiales dentro del horno.

¡Qué sabios son los niños!¡Les encanta trabajar con este primigenio y arcaico material!

Ana Martín

× Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrar vídeos y diapositivas, obtener estadísticas y ofrecerle publicidad personalizada. Puede aceptar todas las cookies pulsando "Aceptar". También puede rechazar todas o algunas de ellas pulsando configurar cookies. Más información en nuestra política de cookies.