Archivo de la categoría: 3º EPO

TRANSVERSALIDAD ARTíSTICA

 

En esta entrada, además de despedir el trimestre y este curso que ya termina, quiero mostraros algunos ejemplos de cómo la Educación Artística funciona como catalizador de otros aprendizajes actuando como elemento de conexión de otras áreas de conocimiento.

Una distinción característica del lenguaje artístico es su interrelación e integración con los demás contenidos. Además de ser un potente y universal medio de expresión, desarrolla la capacidad de percibir, potencia la sensibilidad visual, favorece un desarrollo personal equilibrado,  contribuye a la ubicación del alumno en su medio, estimula el pensamiento divergente y ejercita la faceta creativa.

Nos encontramos ante una disciplina humanizante que se extiende o influye en la mayor parte de los aspectos de la vida del hombre y en la sociedad y, por lo tanto, de nuestros alumnos como incipientes miembros de ella.

En nuestro colegio valoramos y mimamos lo artístico con sus códigos y manifestaciones propias, pero además, por su contribución a la flexibilidad del pensamiento de nuestros alumnos, a la consolidación de su personalidad y del autocomocimiento, al equilibrio emocional  y físico, a la capacidad de resolución de problemas y a la práctica del trabajo en equipo.

El niño a lo largo de la etapa de primaria, consolida el conocimiento que tiene de sí mismo y del entorno que le rodea. Necesita experiencias en las que el diálogo y la colaboración entre varias disciplinas favorezcan la meta de un nuevo conocimiento. Promovemos estrategias de relación y conexión entre varias disciplinas curriculares que aportan, entre otros, los siguientes beneficios:

  • Generan un pensamiento flexible capaz de adaptarse a los cambios y circunstancias.
  • Desarrollan y mejoran habilidades de aprendizaje tanto individuales como grupales.
  • Facilitan el entendimiento de los diversos contenidos.
  • Mejoran habilidades para integrar contextos diferentes y acceder al conocimiento.

La educación artística y el conocimiento del entorno histórico y cultural.

La educación artística y el entorno natural

La educación artística y las matemáticas. Geometría.

La educación artística y el cuerpo humano.

La educación artística y el autoconocimiento. Emociones.

La educación artística y la captación del volumen.

La educación artística y el valor medioambiental  y creativo del reciclado.

Por último quiero mostraros algunas de las sesiones de dramatización. Alternamos sesiones de juego dramático y ejercicios de expresión, con obras propuestas en clase.

El grupo de segundo representando la obra «Las brujas»

El grupo de quinto representando pequeñas obras inventadas por ellos y en las que se han tratado temas como la igualdad, la empatía, la flexibilidad…

El grupo de primero ha trabajado el teatro de sombras con personajes y texto inventados por ellos mismos.

Las actividades de dramatización y  el juego dramático contribuyen de manera significativa, a desarrollar el auto concepto en relación a sí mismo y en  la interacción con los demás y  promocionar las relaciones interpersonales. En estas dinámicas se generan situaciones de creación individual y coyunturas grupales en las que tienen que resolver determinadas circunstancias. Se trata de proporcionarles un espacio de exploración personal y colectiva, de compartir experiencias que impulsan la capacidad creativa de los alumnos.

¡Os deseo que paséis buen verano!

Ana Martín

¿DÓNDE ESTAN LAS EMOCIONES?

En el contexto social, el reconocimiento de las emociones en los demás,  supone la captación e integración de los aspectos físicos relativos a los movimientos de los músculos faciales de aquellas personas con las que convivimos.

Llevamos tiempo parapetados tras una máscara que, para relajación de los tímidos, nos ha privado de la mayoría de los indicativos de las expresiones faciales.

Lo que no vemos, parece que no existe. ¿Acaso nuestras emociones han desaparecido a los ojos de los demás? ¿Está influyendo esta hibernación facial en la comunicación con los otros? Cada día somos más conscientes del camuflaje al que se han visto sometidas las señales emocionales.

Cierto es que la percepción visual no se produce de manera pasiva y automática y que construimos la información que recibimos y, participamos en la percepción de aquello que estamos viendo a través de nuestras motivaciones,  de las expectativas que proyectamos o, incluso,  de las experiencias previas que tengamos.

Necesitamos indagar y localizar nuestras propias efervescencias emocionales, de tal manera que el contexto de entrega y recepción se enriquezca.

Los alumnos de tercero han indagado sobre aquellas emociones que forman parte de sus vivencias.  Hablamos de la diferencia entre los sentimientos y las emociones y decidimos dibujar aquellas que son significativas para cada uno de los alumnos.

El reconocimiento de nuestros estados emocionales nos proporciona información sobre nosotros mismos, impulsa el auto-conicimiento. Como seres sociales que somos, la regulación y el autocontrol emocional facilitan la adaptación externa al medio cultural y contribuyen  en la construcción de la identidad social.

Ana Martín