Archivo de la etiqueta: Modelado en arcilla

CERÁMICA

El grupo de primero ha tenido una sesión de arcilla en este trimestre. En esta ocasión podrán disfrutar de sus trabajos puesto que los hemos esmaltado y cocido.

En la sesión  han podido trabajar con dos técnicas distintas.

En primer lugar les repartimos unas tablillas de arcilla para que grabaran con un punzón y realizaran en bajorrelieve un dibujo o texturas a modo de cuadro abstracto. La mayoría plasmaron un tema realista.

Para esta técnica la tablilla de arcilla se encuentra sin cocer en dureza de cuero, llamada así en el argot cerámico y designa aquel estado de la arcilla, en el que aun estando dura se pueden hacer incisiones en ella con un objeto punzante. De esta manera los alumnos van a poder contrastar con grados diferentes de humedad.

Para la siguiente práctica les damos arcilla blanca en un estado mucho más hidratado que el anterior.

Para poderla manipular tuvieron que amasarla y dar la forma adecuada a aquello que iban a realizar. La diferencia entre ambos estados de la arcilla era muy evidente.

En la siguiente sesión de trabajo, y una vez cocida la arcilla, procedemos al esmaltado.

Les encanta mezclar colores, pinceladas de uno y otro color se entrelazaban encima de las mesas dejando los trabajos con variadas capas de esmalte.

Los trabajos quedaron muy bonitos una vez cocido el esmalte. Independientemente de los resultados ellos disfrutan grandemente del trabajo  con la arcilla y del esmaltado. Las transformaciones que se producen en el horno les fascinan.

Ana Martín

MODELADORES DE VIDA. NENDO DANGO

Los alumnos de primero y tercero han participado en una experiencia que aúna el modelado y el Nendo Dando, una técnica japonesa, para enclaustrar semillas en arcilla y compost.

Trabajamos en una zona del huerto donde habilitamos dos mesas. Los alumnos de primero trabajan con arcilla negra. Tras aplastar la arcilla y realizar una torta, proceden a recubrirla de compost encima del cual ponen las semillas: caléndula, comino negro y macasar.

En el siguiente paso, procedemos a formar una bola y a modelar un pequeño animalito: ratón, erizo, tortuga…

Nos dirigimos al sitio del jardín donde las vamos a ubicar. Cada alumno coloca su obra entre los arbustos y las camuflan debajo de hojas secas. Esperemos que la germinación tenga éxito.

TERCERO

En tercero trabajamos con arcilla roja. Preparamos las tortas en las mesas del patio y después nos dirigimos al jardín para completar el proceso.

Usamos tierra de la compostera que tenemos en el jardín, la tamizamos para aprovechar el sustrato más fino. Esta tierra enriquecida servirá de primer alimento en el momento que la semilla germine.

Disfrutan del proceso de modelado y comienzan a surgir diferentes animalitos terrestres ¡incluso una medusa! Acabados los trabajos nos disponemos a situarlos en la zona elegida del jardín.

 

Estos contenedores de semillas adquirieron vida entre las manos de los alumnos, mientras los modelaban y de camino al jardín parecían seres animados entre sus manos. Puede ser que cuando llueva o se riegue el jardín, esa vida recreada se transfiera a la semilla que aguarda el momento justo y las condiciones adecuadas para crear una nueva existencia.

Ana Martin

CERÁMICA

Estos trabajos de cerámica los modelaron el  pasado curso los alumnos que ahora están en cuarto. Nos dio tiempo a cocerlos, pero no a esmaltarlos, el confinamiento paró nuestra actividad. Al comenzar este curso se acordaron de sus trabajos, me comentaron que querían terminarlos.  Ha sido este trimestre cuando los han esmaltado. En mi opinión es un hecho extraordinario que los alumnos se acuerden de sus trabajos del curso anterior y que además quieran concluir una tarea que se quedó inacabada.

Hay que tener en cuenta  que son trabajos de alumnos de tercer curso. Cuando los repartí, no todos se sintieron satisfechos con sus obras, algunas se quedaron sin esmaltar porque sus creadores no las reclamaron.

Con el pincel en mano, disfrutando del coloreado con los pigmentos, todas las piezas quedaron esmaltadas. Una nueva cochura a 980º y el trabajo está terminado. Objetos decorativos, recipientes para usar, juguetes, regalos… había objetos variados.

Completamos la sesión con el modelado de nuevas piezas, esta vez con arcilla terracota. Esperaban la arcilla con gran anhelo desde el principio de curso. Les encanta, agradecen profundamente las sesiones de trabajo con este versátil material.

Ana Martín

MODELADO DE ARCILLA

¡Llegó, por fin, la tan ansiada sesión de arcilla! Los alumnos de tercero esperaban este momento con ilusión. Desde el pasado curso no habían palpado su extraordinaria textura. La amasaban, la pellizcaban, la aplastaban, hacían bolas, churros, placas y volvían a empezar. Cuando pasaba a su lado me decían:  «es que estoy pensando qué voy a hacer». Puede ser, que se sintieran en la disyuntiva de tener que elegir entre acabar un objeto o seguir manipulando la arcilla.

¿Por qué este material es tan apetecible para los niños? La arcilla como material y la evolución de la cerámica han ido paralelas a la historia de la humanidad. Los primeros objetos modelados en barro aparecen  en el Paleolítico Superior; el material cerámico ha servido a los arqueólogos para  la datación y la clasificación de los hallazgos arqueológicos. Desde entonces, hasta nuestros días, cada cultura ha desarrollado técnicas cerámicas características. Los objetos cerámicos, en muchas culturas, han formado parte de su identidad cultural. Tal vez ese hilo conductor, tan antiquísimo, les atrae y les atrapa, conectando con la parte más primigenia.

Habíamos decidido trabajar en el exterior, hacía buena tarde. Salimos con un proyecto de grupo que, empezaron a olvidar, en cuanto tuvieron la arcilla entre sus manos.

Por mi parte dejé que la experiencia fluyera de esa manera. Necesitaban manosear la arcilla, experimentar sensaciones, fantasear con posibilidades,  proyectar un objeto, planificar su realización.

El trabajo de grupo consistía en realizar un recipiente con forma de cubo. Antes de salir al patio, cada alumno había realizado el plano de uno de los lados del recipiente que íbamos a hacer. Concluidos los trabajos individuales, se pusieron a realizar el trabajo grupal. Partiendo de placas, cortaron cada una de las caras del poliedro.

Para este trabajo hacían falta varias manos, mientras uno pegaba la arcilla, otro sujetaba, otro hacía un churro para las juntas o ayudaba en el alisado. Para concluir el trabajo, decoraron y rubricaron con sus nombres. Quedaron satisfechos de los objetos que habían creado.

Ana Martín

REFUGIOS PARA INSECTOS

El grupo de segundo se une con esta iniciativa al proyecto de cuidar los insectos de nuestro jardín. Este trabajo realizado en arcilla negra, ha quedado integrado en el suelo de diversos arriates, en la zona del jardín donde suelen disfrutar de este entorno natural.

Los principales destinatarios de estos habitáculos serían las hormigas. Cuando los construían fantaseaban dónde depositarían los huevos, dónde habitaría la reina o por dónde pasarían las obreras. Pero además, sus creaciones podrían albergar otros insectos como tijeretas, orugas, gusanos, lombrices, escarabajos…

El modelado de arcilla es una actividad que les encanta. En esta ocasión, tienen un proyecto común que les motiva y les proporciona la ocasión de compartir una especie de juego que, aunque sea a nivel mental, les va a interrelacionar con los insectos.

Cocida ya la arcilla, reciben los trabajos con entusiasmo. Les pedimos que hagan un dibujo, imaginando la zona del jardín donde van a poner las piezas de arcilla. La imaginación y la inventiva de sus diseños supera, con creces, lo que en principio habían proyectado.

El  pasado viernes, pudimos ubicar este trabajo que  realizaron el trimestre pasado y que a causa de la lluvia, tuvimos que aplazar.

Les hemos comentado que no los deben tocar para no molestar a los insectos. ¿Podrán contenerse? Los imagino en sus momentos de juego, volviendo a fantasear sobre los diferentes habitantes que se habrán instalado en sus construcciones.

Queremos concienciarles de que los insectos no son pequeños bichitos que hay que temer,  pisar cuando los vemos o cogerlos para analizarlos, son animales imprescindibles dentro de los ecosistemas, algunos cumplen funciones como la polinización,  muchas especies vegetales no conseguirían reproducirse sin esa función de los insectos; además contribuyen a la limpieza del suelo, muchos de ellos se alimentan de materia orgánica muerta. También muchas especies de insectos son parásitos de otros organismos, y aunque sea una molestia y parezca algo negativo, los parasitos ayudan a prevenir la superpoblación de algunas especies, además de contribuir al desarrollo de adaptaciones evolutivas.

Nuestro objetivo quizá se haya cumplido cuando entiendan que los insectos son más importantes de lo que podemos pensar, sobretodo para los ecosistemas,  puesto que representan el 70% de las especies animales conocidas en el planeta. Aunque sean pequeños, debemos aprender a respetarlos.

Ana Martín