Archivo de la etiqueta: Convivencia escolar

Viaje a ¬ęParapanda¬Ľ

Queridas familias,

El viaje a Parapanda ha supuesto para el grupo verde una reafirmaci√≥n de su autonom√≠a (individual y grupal), de sus valores, de las relaciones de amistad/compa√Īerismo, y un aumento de su responsabilidad (intra e¬†interpersonal). Todo ello gracias a una estrecha e intensa ¬ęconvivencia granjera¬Ľ, pasando unos d√≠as inolvidables todos juntos y¬†siendo, sin duda alguna, una experiencia digna de recordar durante mucho tiempo.

Los distintos montajes que os enlazo a lo largo de esta entrada, intentan mostrar con todo lujo de detalles cada uno de los momentos vividos en nuestro viaje de fin de curso. Aunque es justo decir que todas las an√©cdotas, experiencias, bromas, consuelos, risas, sorpresas, etc. que vivimos all√≠ (Natalia y yo), ¬†se quedan en nuestra ¬ęmochila personal¬Ľ de vivencias docentes, que es uno de los mayores tesoros que tiene esta profesi√≥n. El proceso de selecci√≥n de todas las im√°genes (han sido casi 500) me ha llevado a revivir muchos de esos momentos, sin poder evitar emocionarme en cada uno de ellos ¬°Es dif√≠cil expresar el sentimiento de satisfacci√≥n y plenitud! pero as√≠ me siento en estos momentos.

Dejando a un lado ¬ęmis √Īo√Īer√≠as¬Ľ ¬°se nota que se acerca el fin de curso!… os dejo la cr√≥nica resumida de nuestro viaje:

Como pudisteis comprobar en la despedida del aparcamiento del cole, sus caras de ilusión por emprender el viaje lo decían todo.

Durante el trayecto fuimos leyendo todos los carteles indicadores que había en la carretera y que previamente habíamos visto en el cole, mediante el trabajo del mapa y la localización, pero la energía era tan desbordante que la algarabía era algo incontrolable.

Una vez en nuestro destino, el transporte de nuestro equipaje hasta las habitaciones y la visita a las dependencias principales, nos tuvo entretenidos un buen rato. C√©sar y √Ālvaro¬†(nuestros monitores) nos hicieron algunos juegos de presentaci√≥n, una simp√°tica bienvenida y por supuesto un adelanto¬†de todo lo que √≠bamos a conocer y vivir, en esos dos d√≠as.

Tras un tentempi√© de fruta y pan, dieron un peque√Īo paseo de reconocimiento, por las distintas dependencias de la granja. El objetivo era proporcionar seguridad en los desplazamientos y aumentar la confianza ante posibles incertidumbres. De esta forma tambi√©n pudieron conocer¬†qu√© alimentos les gustaban a los distintos animales, d√≥nde conseguirlos y c√≥mo viv√≠an. Datos importantes a tener en cuenta para cuando nos tocase ir a alimentarles y cuidarles. Mientras Natalia y yo cerramos el programa de actividades, con la coordinadora, para aprovechar todo nuestro tiempo al m√°ximo y que se adaptase a nuestra experiencia previa.

Como el calor no apretaba demasiado y hab√≠a otros colegios de visita, decidimos comenzar nuestra aventura con la excursi√≥n por la monta√Īa, para visitar una la¬†antigua mina de plomo de San Antonio,¬†que se encuentra en desuso, y¬†as√≠ llevar a cabo las ¬ętareas granjeras¬Ľ m√°s tranquilos por la tarde, cuando ya nos quedamos solos.

Tras una buena dosis de protecci√≥n solar, nuestras gorras y una breve visita al ba√Īo … ¬°nos vamos!

El camino era largo y nada f√°cil de transitar, pero demostraron ser unos aut√©nticos senderistas y llegamos a destino seg√ļn lo previsto. Al llegar a la entrada de la mina (algo estrecha, ya ver√©is en las fotos) deb√≠amos ¬ędejarnos caer¬Ľ para pasar y una vez dentro, permanecer agachados ya que el espacio era bastante reducido. Decidimos entrar en dos grupos (caballos y conejos), as√≠ que mientras un grupo estaba dentro el otro disfrut√≥ de un agradable ratito en la monta√Īa. Ni que decir tiene que la cueva carec√≠a de iluminaci√≥n y tan s√≥lo nos gui√°bamos por la luz de unas cuantas velas, dispuestas especialmente para ello y tres puntos de luz m√≥viles que nos dieron, por seguridad. Una aventura en toda regla en la que demostraron su valent√≠a e ilusi√≥n, a partes iguales. Pudimos llegar hasta el fondo de la mina, vimos ara√Īas bailarinas, estalactitas, pedimos deseos tras caer sobre nosotros ¬ęl√°grimas de gnomo¬Ľ y nos manchamos un mont√≥n (las √ļltimas lluvias hac√≠an que el terreno estuviese resbaladizo y algunos tramos fue necesario hacerlos ¬ęarrastrando el culo¬Ľ.

De vuelta a la granja, un poquito exhaustos pero muy ilusionados, tan s√≥lo hac√≠an planear qu√© m√°s cosas hacer, cu√°ndo ver a los gnomos o enanitos que habitaban la granja…

Pero debíamos reponer fuerzas, así que decidimos tomar primero nuestro almuerzo, para continuar la aventura granjera con nuestra energía al cien por cien.

Para paliar un poquito el calor de esas horas del d√≠a, decidimos llevar a cabo un taller interio, relacionado con el tema medioambiental y creativo ¬°fabricamos nuestro propio papel reciclado!. Usamos distintos trozos de papel usado, que rasgamos para convertirlos en m√°s peque√Īos, a√Īadimos un poco de agua, un chorrito de colorante y mediante una batidora industrial batimos muy bien la mezcla para integrar todos los ingredientes. Despu√©s colocamos la mezcla sobre un cedazo, presionamos con un pa√Īo, damos unos peque√Īos golpecitos y … ¬°voil√†! ya tenemos nuestro papel reciclado listo para secar (lo utilizaremos pr√≥ximamente en clase, para un taller creativo-pl√°stico).

√Ālvaro y C√©sar, nos contaron una fant√°stica historia en la que los antiguos habitantes de granja (gnomos ) quedaron hechizados por un encantamiento, de manos del hada Margarita, convirti√©ndose en piedra. Tan s√≥lo Ferm√≠n, que ese d√≠a no estaba en la granja (sino de expedici√≥n en la monta√Īa) pudo librarse del hechizo y ahora cada vez que un colegio visita la granja, solicita su ayuda para cuidar de los animales. Mediante un din√°mico juego de pistas y pruebas, recorrimos muchos lugares de la granja, hasta salir de ella y dar con el gnomo Ferm√≠n. Pudimos verlo, aunque eso s√≠ de lejos porque es algo t√≠mido y tras decir las palabras m√°gicas ¬ęSinsalab√≠n, que aparezca el gnomo Ferm√≠n¬Ľ.

A la vuelta merendamos para volver a coger energ√≠a y…

¬°Yujuuu una granja para nosotros solos!

Junto a √Āngela y Teresa, nuestras monitoras de esa tarde-noche, realizamos el siguiente taller, que consisti√≥ en la elaboraci√≥n de un riqu√≠simo bizcocho casero, que tomamos en el desayuno del d√≠a siguiente. ¬†Nosotros ya estamos experimentados en realizar talleres de cocina, as√≠ que seguimos los pasos sin ning√ļn problema.

Una vez se hubieron marchado todos los colegios, nos dispusimos a realizar las tareas granjeras correspondientes a la zona de los establos. All√≠ dimos de comer a los caballos (Trueno y Pelusa), cepillamos a las vacas (Margarita y Mazuela), visitamos a los burritos (Casta√Īa, Petunia y Noviembre), fabricamos bolitas de cereales para dar de comer a los cerdos (Pin y Pon), acariciamos a la cabrita (Luci), nos atrevimos a tocar al lech√≥n (Babe), perseguimos a los conejos, observamos a las gallinas incubando y un sinf√≠n de tareas granjeras m√°s que nos tuvieron muy atareados gran parte de la tarde.

Antes de irnos a cenar¬†visitamos la zona de la charca, pudimos ver patos, ocas, pavos, pavos reales, gallinas, fais√°n (com√ļn), un avestruz (Mochi), una burrita llamada Paquita y hasta una colmena. En ese espacio, muchos animales viven en libertad, as√≠ que mientras nos afanamos en darles de comer nos acompa√Īaban desde cerquita. √Āngela nos cont√≥ c√≥mo viv√≠an las abejas, c√≥mo se organizaban en la colmena, porqu√© son tan importantes y algunos consejos pr√°cticos a llevar a cabo si queremos conservarlas. Hasta escenificamos la polinizaci√≥n, con ayuda de algunos voluntarios.

Tras la cena, una velada con juegos al aire libre, y después una excursión nocturna por la granja, pusieron fin a una intensa jornada granjera. 

Antes de irnos a dormir nos fuimos hasta la jaima, donde el hada Margarita nos cont√≥ un emotivo cuento que nos har√≠a tener sue√Īos felices. Una vez cumplido el objetivo lleg√≥ la hora de acostarse, as√≠ que tal y como hab√≠amos ensayado en clase, guardamos la ropa sucia en nuestra bolsa de la maleta, nos pusimos el pijama y nos fuimos hasta el ba√Īo para asearnos un poco y lavarnos los dientes. Tras un espectacular desfile de pijamas… ¬°a roncar!

Al d√≠a siguiente, como fuimos muy madrugadores, desayunamos s√ļper r√°pido y organizamos nuestro equipaje en un periquete, nos dio tiempo a hacer dos talleres m√°s, adem√°s de hacer todas las tareas de granja que nos quedaron pendientes y visitar la zona del invernadero.¬†

Uno de ellos consisti√≥ en fabricar unas ¬ębombas de semillas¬Ľ,¬†que nos ayudar√°n a repoblar algunas zonas de nuestro parque. Para ello tuvimos que aprender la proporci√≥n exacta de agua, arcilla y semillas, visitamos la colonia de lombrices que ten√≠an en la compostera (que por supuesto tambi√©n nos regalaron para reactivar la nuestra del cole) y nos manchamos much√≠simo, ja, ja, ja. El otro taller fue¬†de cocina,¬†para elaborar unos deliciosos ¬†roscos que tomamos en la merienda y que tambi√©n pudimos llevarnos a casa a la vuelta del viaje ¬°cu√°nta actividad!

Tras el almuerzo las fuerzas ya flaqueaban y aunque ten√≠amos prevista una breve visita a la almazara, los √°nimos no acompa√Īaban mucho. Decidimos entonces quedarnos en el interior (debido al calor) e intercambiar impresiones sobre todo lo vivido, recoger nuestros trabajos de los talleres y jugar un ratito.

Como habréis leído (y ya os habrán contado vuestros peques) no nos faltó un detalle por hacer en nuestro viaje. Volvimos realmente cansados, pero muy contentos y satisfechos de la experiencia vivida.

Natalia y yo disfrutamos much√≠simo tambi√©n, as√≠ que deseamos que¬†recuerden esta ¬ęprimera noche fuera¬Ľ, durante mucho tiempo.

Espero que os hayan gustado los vídeos y los disfrutéis en familia.

Un abrazo,

Esther Justicia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¬°AVENTURA EN LA GRANJA! SEGUNDA PARTE

Buenas tardes familias,

Lo prometido es deuda, así que aquí va la segunda parte de nuestra aventura granjera y por supuesto otro montaje audiovisual de cómo nos lo pasamos ese día.

Tras la toma de contacto realizada por la ma√Īana y la estupenda excursi√≥n a la mina, volvemos a cargar pilas con un riqu√≠simo almuerzo y una bandeja de fruta que devoramos en menos de cinco minutos.

Para hacer una buena digesti√≥n y coger algo de fuerzas para la tarde que nos esperaba, nos trasladamos hasta el taller de ¬ęmanualidades¬Ľ e hicimos unas simp√°ticas ¬ęranitas atrapa-moscas¬Ľ con material reciclado, aprovechando para tratar algunos temas relacionados con el cuidado del Medio Ambiente y la reutilizaci√≥n de materiales.

Azu (la monitora) nos invit√≥ a visitar el teatro y all√≠ nos cont√≥ una fant√°stica historia acerca del porqu√© en Parapanda hab√≠a tantos enanito de piedra por todos lados. Preguntad a vuestros peques por el hada Margarita y el gnomo Ferm√≠n, que seguro os ponen al tanto de todo. Consider√°ndonos unas estupendas y estupendos aventureros, nos propuso realizar un recorrido con pruebas para ver si pod√≠amos encontrar al gnomo Ferm√≠n y vaya si lo encontramos, hasta iba acompa√Īado por Blancanieves (sali√≥ del cuento tan s√≥lo para visitarnos).

Una merienda de leche chocolateada con bocata, acompa√Īados por Aila (la perra) volvi√≥ a recargar nuestra energ√≠a. Dispuestos a seguir viviendo aventuras nos fuimos hasta el estanque para convertirnos en verdaderos granjeros y granjeras. Ahora s√≠, pudimos echar de comer a todos los animales que habitaban esta zona (pavos, gallinas, pavos reales, codornices, perdices, patos, ocas, avestruz, caballo -Arabito-, burro -Reyes- y la burrita abuela de la granja -Petunia-). Conocimos curiosidades acerca de c√≥mo fabrican las abejas la miel, qu√© se hace con la cera que queda en las colmenas… y hasta vimos un panal.

Un √ļltimo taller antes de cenar, casi exhaustos ya, para poner en pr√°ctica el tema de la¬†transformaci√≥n de alimentos. Hicimos un riqu√≠simo bizcocho sin gluten ni lactosa, aromatizado con zumo de naranja, para desayunar al d√≠a siguiente. Como pudisteis comprobar (os guardamos un trocito) estaba para chuparse los dedos.

La cena, la velada nocturna con juegos y un recorrido con linternas por las dependencias de la granja, a modo de gymkhana, pusieron el broche final a una intensa jornada.

Tras pasar por el ba√Īo para asearnos y lavar los dientes, llegamos al ansiado ¬ędesfile de pijamas¬Ľ. Las risas que nos echamos no os las puedo replicar, pero os aseguro que no pod√≠amos parar de re√≠r, entre el sue√Īo de algunos y las gracias de otros… Un cuento de miedo-risa titulado ¬ęEl vampiro del diente flojo¬Ľ ayud√≥ a que la mayor√≠a durmiese pl√°cidamente en tan s√≥lo unos minutos.

¡Se me olvidaba! el cambio de ropa y control de las maletas controladísimo.

¡Prueba superada! 

A√ļn nos queda otra jornada por narrar, pero se har√° esperar un poquito m√°s. En la entrada de ma√Īana os contar√© lo que hemos hecho a lo largo de esta semana en el cole, que tambi√©n es muy interesante.

Continuar√°…

¬°Os espero a todos/as en la fiesta el s√°bado!

Esther Justicia.