VIAJE FIN DE CURSO ¬ęPARAPANDA¬Ľ

Estoy segura que vuestros peques os han contado ya much√≠simas cosas de nuestro viaje, a√ļn as√≠ a continuaci√≥n os pongo una cr√≥nica de las dos jornadas (con lo m√°s significativo) y os enlazo unos v√≠deos que muestran c√≥mo lo pasamos de bien.

CR√ďNICA:

Durante el trayecto en bus fuimos observando el paisaje y leyendo los carteles, para comprobar si lo trabajado con respecto al plano era acertado o no. Al llegar a nuestro destino nos esperaban Nusa, Nerea y Marta, que fueron nuestras monitoras durante los dos d√≠as. Para comenzar nos reunieron en la ¬ęjaima¬Ľ, hicieron las presentaciones pertinentes, nos dividieron en dos equipos (√°rboles y mariposas) y luego tomamos pan con aceite y manzana.

Una vez divididos por grupos realizamos un paseo por todas las instalaciones exteriores, con objeto de conocer las distintas dependencias de los animales así como las normas que debíamos seguir para respetar a los demás grupos de visitantes y por supuesto a los animales.

En el teatro, nos contaron una fant√°stica historia acerca de porqu√© las escuelas visitan la granja escuela Parapanda y porqu√© hay tantos enanitos de piedra por todos los rincones. Decidimos salir a buscar al gnomo Ferm√≠n y para ello seguimos las pistas que encontramos en nuestro camino. ¬°Qu√© sorpresa, Ferm√≠n es un bailongo! y adem√°s lo acompa√Īa Blancanieves.

Tras el almuerzo hicimos un taller creativo-reciclado, para fabricarnos unas simp√°ticas huchas de b√ļhos, que decoramos con elementos naturales recogidos en nuestro paseo. As√≠ evitamos el calor de esas horas y Encarna y yo pudimos tener un ratito para almorzar.

El equipo de los √°rboles fue el encargado de trabajar como granjeros y granjeras en la zona de los conejos, ovejas, vaca, caballos, cerdos… y el equipo de las mariposas hizo lo mismo en la zona de la charca.

Como merienda tomamos leche con cacao y pan con chocolate. Con las fuerzas repuestas nos atrevimos con otro taller. En esta ocasión de cocina, elaboramos unos deliciosos roscos que nos desayunamos al día siguiente.

Esta página incluye contenido multimedia que requiere aceptar todas las cookies. Pulse aquí para abrir la configuración de cookies.

Cuando el calor ya se hab√≠a pasado, entorno a las 19.00, emprendimos la aventura para subir la cima hasta una antigua mina de plomo (en realidad es s√≥lo una cata). La subida se presentaba algo complicada, pero son unos intr√©pidos senderistas y en poco tiempo ya est√°bamos arriba. Las vistas eran impresionantes y darnos cuenta de todo lo que hab√≠amos subido les impresion√≥ bastante. Entonces lleg√≥ la hora de adentrarnos en la cata y para ello hicimos dos grupos tambi√©n, deb√≠amos entrar por un agujero bastante estrecho y acostumbrar nuestra vista a la oscuridad (ya que s√≥lo estaba iluminada por algunas velas). Dentro, Nusa y Nerea, nos explicaron c√≥mo se forman las estalactitas que ve√≠amos y nos contaron una leyenda del pueblo de Alomartes, del porqu√© las paredes est√°n h√ļmedas, ¬°son l√°grimas de gnomo!. Fue una experiencia fant√°stica y hasta nos pudimos comunicar con el gnomo Ferm√≠n.

Esta página incluye contenido multimedia que requiere aceptar todas las cookies. Pulse aquí para abrir la configuración de cookies.

Acabamos exhaustos, est√°bamos de vuelta cerca de las 21.00, as√≠ que decidimos cenar y llevar a cabo nuestra velada, para poder ir a descansar. En la velada recorrieron las dependencias de los animales para ver c√≥mo dorm√≠an, observaron en el cielo la fant√°stica ¬ęestrella verde¬Ľ de Parapanda, escucharon historias del fant√°stico cuento del gnomo Ferm√≠n y hasta algunas propusieron una relajaci√≥n con Mindfulness (mientras aprovechamos las profes para cenar).

Lleg√≥ la hora del cambio de ropa, lavado de dientes y preparaciones varias para dormir…, todo sali√≥ fenomenal. Fueron muy ordenados con sus pertenencias y aunque a algunillos les cost√≥ un poco dejar de charlar y re√≠r, entorno a las 00.00 todos estaban ya descansando. Algunas toses, ronquidos, despertares para ir al ba√Īo, sollozos entre sue√Īos y a las 6.00 … ya estaban los m√°s madrugadores en pie. Decidimos permanecer en la cama un ratito descansando, para no despertar al resto y a las 9.00 ya est√°bamos aseados de nuevo, vestidos, desayunados y con las maletas recogidas. ¬°Prueba superada!

Esta página incluye contenido multimedia que requiere aceptar todas las cookies. Pulse aquí para abrir la configuración de cookies.

Comienza la segunda jornada en la granja y aunque se nota en el ánimo el cansancio del día anterior, nos volvimos a convertir en granjeros y granjeras. En esta ocasión intercambiamos los espacios visitados el día anterior por los distintos equipos, para que así todos disfrutáramos de las distintas experiencias.

Aprendimos un mont√≥n de cosas, como por ejemplo a diferenciar un pato de una oca, a saber si es un pato hembra o macho, qu√© come cada animal, extraer los granos de ma√≠z de una mazorca y dejar s√≥lo el pabilo, c√≥mo se limpia un establo, de d√≥nde extraer las hojas para poner en el suelo del establo y cuadra, qu√© hierbas les gustan m√°s a los conejos, c√≥mo se comporta una oca que est√° incubando si nos acercamos demasiado, porqu√© son importantes las abejas, que el avestruz es el ave m√°s r√°pida (aunque no vuela)… y un sinf√≠n de cosas m√°s que estoy segura ellos recordar√°n mejor que yo. Tambi√©n tuvimos oportunidad de ver el cortejo del pavo real o c√≥mo sal√≠an de los huevos cuatro cr√≠as de pavo (entre otras muchas cosas).

Tras toda esa actividad y con ganas de m√°s nos fuimos a hacer un taller de pan. Nusa nos fue relatando todo el proceso desde el nacimiento del cereal hasta la transformaci√≥n en harina y luego en pan. Nos explic√≥ c√≥mo se hac√≠a el pan antiguamente y porqu√© se necesita la levadura. Para el amasado se invent√≥ una gracios√≠sima historia que √≠bamos escenificando con nuestra masa, de modo que la encogimos, estiramos, amasamos, golpeamos … hasta que finalmente le dimos la forma que cada uno quiso y la horneamos.

Una vez almorzados, nos volvi√≥ a tocar el turno a Encarna y a m√≠, pero para no desaprovechar ni un minuto decidimos hacerlo¬† a la velocidad del rayo e irnos al taller de elaboraci√≥n de aceite. Esta √©poca del a√Īo no es la propicia para llevarlo a cabo, pero utilizamos de forma simb√≥lica unas aceitunas que ten√≠an reservadas en la c√°mara frigor√≠fica y as√≠ pudieron ver todo el proceso completo. Para finalizar nos embotellaron unas peque√Īitas botellas para cada uno.

Llegó la hora de volver y todos querían quedarse y repetir, la experiencia ha sido fantástica y  os aseguro que inolvidable para todos.

Esta página incluye contenido multimedia que requiere aceptar todas las cookies. Pulse aquí para abrir la configuración de cookies.

Hoy hemos contado en la asamblea lo que m√°s nos gust√≥ y lo hemos dejado reflejado en un dibujo, que formar√° parte de nuestro ¬ęCuaderno de granja¬Ľ. Tambi√©n hemos contado la prometida historia de miedo-risa (ya que esa noche estaban agotad√≠simos y no pudimos hacerlo).

¡Espero que con esta entrada, podáis asomaros un poquito a lo que vivimos allí!

Un fuerte abrazo,

Esther Justicia.