Parkour por Álex M.

Hoy ha sido la conferencia de Alejandro M, nos ha enseñado el parkour. Nos ha gustado mucho, ya que conocíamos este tema de antes. Luego nos ha puesto un vídeo en el que nos hemos sorprendido mucho, porque había gente que se ponía a hacer el pino en una torre en la que se jugaba la vida. Fue muy divertido, y hacían unos trucos impresionantes.
También nos ha explicado algunos movimientos y saltos interesantes, como el gato que tenías que saltar un objeto y pasar tus piernas por tus brazos.

Parkour

Clase de Chikung

Hoy día 21, la clase de sexto ha tenido una clase de Chikung, también llamada Qi Gong (Qi significa aliento vital y Gong significa trabajo, todo junto es trabajo sobre la energía vital). Este arte nos lo ha enseñado la madre de Alejandra, Raquel. En la hora de educación física nos acompaña también Alberto e Isabel.

El Chikung está un poco relacionado con el Tai Chi Chuan, pero se diferencia de este por no tener aplicaciones marciales, es un arte que sirve para trabajar la mente, la respiración y el ejercicio físico. Deriva de técnicas más antiguas conocidas como Dao Yin; en el siglo XX se comienza a emplear el termino Chikung, que consiste en ejercicios suaves aunque se realiza un trabajo intenso.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Un monje budista llamado Bodidharma fue quien desarrolló el Chikung a través del yoga Tibetano. Cuenta la leyenda que este monje cruzó la frontera de China y en su viaje pasó por el templo de Shaolín, donde se encontró con numerosos monjes que tenían graves problemas de salud, al ver este panorama, Bodidharma decidió ayudarles, creó un sistema de Chikung llamado “los 18 budas cambian sus tendones”, y se lo enseñó a los monjes. Estos, al poco tiempo de practicar este sistema, empezaron a recuperar su salud.

Es muy bueno combinar esta práctica de meditación con otras artes marciales o meditación, por ejemplo el yoga, reiki, etc.

Semana de natación

La semana del 11 al 15 de junio comienza la semana de la natación. Nos va a venir muy bien para relajarnos y refrescarnos con la temperatura que tenemos a estas alturas de primavera. Es una actividad para el perfeccionamiento al medio acuático e incluida dentro del programa de educación física.

El material necesario es evidente pero os lo recuerdo:

– Bañador. 

– Gorro.

– Chanclas.  

– Toalla.

– Bolsa para guardar el bañador y toalla mojada.

– Ganas por aprender y pasarlo bien.

Ánimo, que nos queda la recta final, no desesperéis, trabajad duro y seguid repasando en casa. ¡Qué se acerca el veranito y hay que disfrutar!

Saludos.

Jorge e Isabel

Final de fútbol sala 2012 Alquería

Enhorabuena al equipo de fútbol sala de sexto del colegio, han conseguido pasar y clasificarse como el equipo ganador de esta temporada en fútbol sala alevín de Granada.

Todos los esfuerzos, entrenamientos y trabajo en equipo han dado su fruto llegando a este momento. Equipo que forman los porterazos PABLO y AGUSTÍN; y MANUEL, MIGUEL, ENRIQUE, JOSE, MIGUEL ÁNGEL, MARCOS, ÁLVARO, GORKA y JAVIER S.

Y no menos a sus entrenadores JORDI y ALBERTO que los han acompañado entrenando a diario, animándolos moralmente y aconsejándoles. Gana el juego limpio y en equipo.

También al apoyo incondicional de todas las FAMILIAS que han acompañado al equipo sábado tras sábado, parte de este esfuerzo es vuestro.

Calentamiento del equipo de fútbol de sexto.

Ahora toca disfrutar de este último partido que quedará en nuestras mentes por muchísimo tiempo…

¡ENHORABUENA EQUIPO!

Un enorme abrazo, Jorge.

P.D. Ahora nos toca seguir animando al resto de equipos de baloncesto en semifinales, ánimo.

Hoy hemos vivido una experiencia muy gratificante. El trabajo bien hecho, la constancia , la destreza y el sentido de equipo nos ha dado la victoria en la final de fútbol. El equipo de 6º ha ganado el partido merecidamente. Pero hay que mencionar justamente la labor de apoyo y ánimo que le han dado sus familias y entrenadores, Alberto y Jordi, a lo largo de toda la temporada.
Felicidades de parte de toda la comunidad de Alquería.
Y un abrazo especial de Rosi.

Semifinales de fútbol sala 2012

Tras sudor, entrenamientos de fútbol bajo el sol, dieron fruto; Alquería por primera vez en la historia se clasifica para el gran choque, lo que todo el mundo esperaba llega… ¡Alquería a la finaaaaaaaaaaaaaaaaaal!

Tras la primera parte de desesperación en el campo y en el banquillo; pocas ocasiones por nuestra parte y pocas también por el equipo contrincante, la posesión nuestra era a simple vista mayor que la de Sagrado Corazón pero aún así no llegaban los goles. Los balones que llegaban una tras otra vez a las manoplas de Pablo, iban blanditas, blanditas y fáciles de atrapar en un tiempo.

Pabellón Bola de Oro

Los primeros 20 minutos fueron eternos y a la vez rápidos.

Cuatro minutos, a falta de que el resultado quedase “gafas” en el primer periodo, fueron estresantes; fueron eternos.

El partido estaba justo en el ecuador de su corazón, es decir, en la mitad exacta del partido, era mi turno, Pablo al banquillo pero no fue así; Jordi y yo hablamos con bastante brevedad por el motivo por el que no me sacaría en el último periodo de partido. Yo dándole toda la razón, le dije que era comprensible que no me sacara, ya que mis saques de meta son peligrosos, pero no para ellos sino para nosotros ya que mis saques de arco escasas veces llegan a su destino. La presión añadida, no me da más remedio a pensar que si me marcan, eso hace que yo no pueda fallar y no fallando, me motiva ya que mis entrenadores, compañeros o grada me apoyan diciéndome ¡qué buena Agus!

El partido seguía empatado, un ruido tremendo procedente de la grada, nos ponía más nerviosos de lo que estábamos.

El pitido inicial del segundo tiempo sonó; de centro sacamos. Como otras muchas veces, perdimos la posesión del cuero. Tras cinco minutos transcurridos desde el pitido inicial de la segunda parte, Miguel A. y Manuel, dejaron patente su calidad haciendo un “tiquitaca” desde el centro del campo desconcertando a la defensa rival dejándolos casi “tirados en el suelo”. Manu, por la banda derecha respecto a la meta de Pablo pegadito a la grada, y Migue A. en la banda opuesta, encadenaron una serie de pases perfectos metiendo a Miguel A. dentro de la línea de meta rival. El 1-0 estaba plasmado en el luminoso de nuestras caras. Minutos después Manu desequilibró el partido por completo en una jugada individual haciendo que el árbitro pitase esos dos pitidos de alegría o de tristeza. Manu se había ido de algunos, el portero, nervioso tuvo que hacer frente a la triste y mortal realidad de la definición de Manuel, dejando que el partido se inclinase aún más hacia el conjunto verde pistacho.

Ahora me tocaba a mi defender la portería. Unos minutos nos separaban de estar en la final, los nervios estaban a flor de piel. Sagrado Corazón sacaría de centro. Yo miraba el balón pidiéndole que no cruzase la línea de meta de Alquería.

El balón no me quiso hacer caso pero si no me hacía caso, yo tendría que alejarla y pararla, y eso es justo lo que hice. Intentó colarse hasta seis veces pero yo se lo impedí y Manu hizo un corte de un pase casi salvador que acabó la jugada en mis manos.

Pablo, uno de los porteros de sexto

El primer susto fue en un uno contra uno del portero, ese balón, no tenía demasiado peligro ya que el delantero falló en el control y el balón se separó del delantero casi un metro.

El segundo susto fue un tiro desde la mitad del área discontinua y el punto de penalti: el tiro iba pegadito, pegadito a la escuadra y el poste izquierdo respecto a mi meta. No me tuve que esforzar al máximo para despejar el balón con los puños, no atrapé el balón por precaución.

Tercer, cuarto, quinto y sexto susto ocurrieron en una sola jugada: sacaron de esquina, al segundo palo para cabecear: el delantero ajustó el balón con la cabeza para que fuese a la mitad de altura de mis cuatro palos y ajustado al segundo palo empezando por mi izquierda en el partido, el balón fue interceptado por una “manita” mía, el rechace lo recuperó el mismo delantero esta vez, yo tirado en el suelo presioné el balón para que fuese fuera: era un pulso entre la pierna derecha del delantero y mi mano izquierda. El delantero se rindió y dio un paso atrás con el balón, el delantero chutó a portería semivacía ya que yo estaba tirado en el suelo desde la parada del cabezazo, el esférico fue al desviado a un defensa de Alquería por mi mano izquierda y la presión se esfumó ya que el partido finalizó minuto después. Entre lo que contaba, pararon dos oportunidades claras de gol: un penalti pitado por una mano a simple vista aposta que salvó un gol de Manu de “cucharita”, el penalti lo tiró Manu y lo falló enviándolo fuera, cinco faltas que nos hicieron y el árbitro pitó el tiro desde la línea discontinua. Miguel lo tiró al centro y lo falló.

Daba igual fallar esas oportunidades ya que ya teníamos la victoria en nuestras manos, ya nada podía impedir que ganásemos, éramos los campeones de las semifinales; ya todo daba igual, éramos los campeones… ¡SI! BATIMOS el RECORD de TODOS LOS años de ALQUERÍA, hemos hecho HISTORIA EN TODA ALQUERIA.

Por Agustín.